/ Articulos

Qué vergüenza!!

Si los acuerdos de La Habana, fuesen tan buenos como dicen, creería yo que el gobierno no tendría necesidad de recurrir a la mentira y al abuso de poder, del cual hacen gala todos los funcionarios por estos días, empezando por el más alto de ellos.

¿Porque decirle al Mundo que en Colombia se acabo la guerra? Esto viene diciendo el Presidente en todos los escenarios a los cuales es capaz de llegar. Ayer (21 de septiembre de 2016) andaba en la Asamblea Anual de las Naciones Unidas, asegurando que a partir de la firma Colombia se convertirá en el Paraíso Terrenal.

Pero no importa, miéntale al Mundo, a ellos no hace daño. Pero obligar a todas las emisoras de radio o cadenas de televisión, a que trasmitan unas cuñas gratis, para hacer una supuesta “pedagogía” para la paz, es el abuso de poder más vergonzoso que hayamos visto. Sin embargo es peor el contenido, pues esta publicidad está llenas de mentiras.

Según lo expresado en ellas, votando SI en el plebiscito, se acaban el narcotráfico, terrorismo, el reclutamiento forzado, ya no habrá más muertos, ni heridos, ni mutilados, desaparecen las minas anti personas, se acabará la minería ilegal, desaparecerán la extorsión y el secuestro. Si analizamos las cuñas, que se emiten cientos de veces diarias en todos los medios, preferentemente en horario triple A, se encuentra uno con verdades a medias diseñadas con el objetivo de engañar al oyente o al televidente.

La suerte está echada, las Farc firmarán el acuerdo y se desmovilizarán, lo que por si sola parece una buena noticia. Pero ellas antes se han asegurado de tener absoluta impunidad y de contar suficientes ventajas, sobre los demás partidos políticos y sobre los demás colombianos, para hacer política. Han logrado que el gobierno les apruebe todo lo que han pedido.

Pero ¿Porque omite el gobierno en forma descarada que esas actividades delincuenciales seguirán a la orden del día en manos del ELN, las Bacrim y algún reducto del EPL que jamás se desmovilizó? ¿Porque omite el gobierno que es posible que algunos frentes de las Farc no se desmovilicen? Según se ha sabido, son mas de tres frentes, de los más grandes, los dedicados al narcotráfico que han dicho no se desmovilizarán. Claro, ¿como perder semejante negocio capaz de poner presidentes? Recordemos como el cartel de Cali pudo de elegir su propio narco-presiente.

El gobierno ha dicho que, a través de los poderes absolutos del presidente, se reglamentarán los acuerdos, que el narcotráfico será considerados como delito conexo a la rebelión. Esto parece no importarle a la mayoría de los colombianos, pensarán que ya tuvimos un marco presidente y que nada pasó. Lo que no saben, es que uno elegido con los dineros de las Farc, seguramente será como un alumno aventajado de Hugo Chávez. Otra mentira, ¿o será un chiste?, es que las Farc ayudarán a Santos a erradicar el narcotráfico.

Esta semana, afirmó el Ministro de Justicia, que los secuestros mas cortos, recordemos que este es un delito de lesa humanidad, podrán ser considerados como retenciones y que, ya en su nuevo estatus de levedad, serían considerados como delito conexo con el político. Claro que rápidamente salió Humberto De La Calle a desmentir “semejante exabrupto”. Recordemos que ese ha sido el juego del gobierno: primero se lanza una idea que genera una tormenta política, luego la desmienten Santos o De La Calle, pero al final, la idea que se echó a rodar va tomando fuerza y se queda firme en el proceso.

La técnica de la mentira, creadora de zozobra, les ha dado resultado. Hoy nadie se escandaliza ante ninguna de las propuestas descaradas lanzadas por el gobierno, que más bien son ordenes dadas desde La Habana, bueno, hoy desde los Llanos del Yarí.

Pero no podemos perder de vista es que esto apenas empieza. Firmado el acuerdo, el Presidente presentará los decretos, con fuerza de ley, al Congreso, estos están listos y seguramente fueron escritos en La Habana, decretos que reglamentarán los acuerdos y que el legislativo no podrá discutir, ni ajustar, ni modificar. Solo podrán ser aprobados o negados y esto ultimo nunca sucederá.

Allí están los verdaderos riesgos para nuestra democracia.

Esta claro que hay muchos que han perdido la vergüenza, mal síntoma!!